La situación argentina (parte 1)

La matriz

argentina

9 de Julio de 1816 12:00, San Miguel de Tucumán, Argentina

Argentina nació con Luna Llena. Y nació al mediodía, con el Sol brillando alto en el cielo de tierras tucumanas. Además, fue dada a luz bajo el intuitivo signo de Cáncer. La oposición Sol-Luna (luna llena) es un indicador tradicional de que los cambios y las revoluciones se darán con un matiz dramático. Pero también de que el pueblo (la Luna) está enfrentado a su dirigente (el Sol) –o viceversa-. En esta matriz hay marcada una escisión social en la que los dirigentes se distancian de su electorado. La Luna está bajo la tierra, en la casa 4 (“el fin y el principio”), en el punto más oscuro mientras los dirigentes brillan sobre ellos. Por su parte, la luz solar viene de designios lunares, del intuitivo signo de Cáncer, vinculando el destino del pueblo argentino al de sus dirigentes.

En el momento de la Declaración de la Independencia, Júpiter estaba por asomarse en el horizonte, resaltando el espíritu optimista pero irónico (ya que está en Escorpio), que caracteriza al país, ese humor oscuro y ácido, capaz de ver luz aún en momentos difíciles. Este emplazamiento también parece explicar esa persistente fe, la fertilidad de una tierra extensa que permite que crezcan un sinnúmero de creencias y una constante búsqueda de sentido, características por las que los argentinos son reconocidos en el resto del mundo. La presencia de Venus como regente de la carta en casa 9 pareciera apoyar esta indicación de un estricto código moral algo tradicional pero también que se arriesga a lanzarse al territorio de lo intuitivo, a romper fronteras de conocimiento. Asimismo, marca la apreciación por el extranjero, el enamoramiento por aquello que viene de fuera. Como regente de la casa 3, también nos habla del importante impacto que tienen los medios.

En efecto, los argentinos están orgullosos de ser argentinos. El sentido de Patria y de amor a la Patria se expresa en un sinnúmero de maneras y es característico de un pueblo que ha nacido con una luna llena en Capricornio. El orgullo patrio se enseña en las escuelas desde los pequeños gestos como hacer silencio y ponerse de pie cuando se iza la bandera, los estudios de televisión que discutían la controversia de que Charly García hubiera re-escrito el himno y la casi obligación de seguir el mundial de fútbol. Con el Sol en conjunción con el MC, Júpiter en el Ascendente y Marte en Leo en la cúspide de la casa 11 (casa de expectativas y deseos), no en vano el arquetipo argentino manifiesta creerse mejor que el resto de sus compañeros latinoamericanos. El semi-sextil del Sol en 10 a Marte en 11, casa de aliados y amigos, quizás genera un punto ciego y una competencia absurda con quienes podrían ser nuestros amigos, países cercanos. Además, Marte rige el Descendente en Aries, el lugar de contacto con los demás, generando un sentido de competencia en el contacto.

Pero frente a ese cuadro nacionalista y tradicionalista se alza otro, muy distinto. Cuando Argentina fue dada a luz y el Congreso de Tucumán escribió que “las provincias de la Unión fuese(n)una nación libre e independiente de los reyes de España y su metrópoli”[1], Saturno brillaba en su domicilio: el signo de Acuario, característico por su rebeldía, creatividad y capacidad innovadora. Además, en efecto, la conjunción del Nodo Sur con Neptuno y Urano, no sólo lleva el origen del país a albores pasados, irremontables y míticos, sino también al anhelo de sus fundadores de entregarle a ese suelo los dones de la creatividad, la excentricidad y la novedad. Urano en casa 2 puede ser un indicio de que uno de los recursos de Argentina son sus mentes brillantes, la capacidad para cuestionar y para encontrar respuestas no pensadas anteriormente. El quincuncio con Mercurio, otro punto ciego, resulta en una forma de pensar tradicional incapaz de notar la posibilidad nata para romper moldes, quebrar esquemas y fundar otros, propios. La salida de Júpiter en Escorpio en el Ascendente otorga la persistencia en querer ir a la raíz de las situaciones, en investigar y hacer descubrimientos. Así, una de las tensiones más importantes de esta carta es la necesidad de respetar la tradición junto con un sistema de valores que propone romperla, cuestionarla y re-significarla. ¿Cómo conjugar las dos?

Por supuesto hay más temas que emergen de esta carta: la fascinación por el extranjero, la importancia que se le da a la educación, la fascinación por el psicoanálisis, el amor a lo artístico, etc. Pero, por el momento, estos factores básicos son el primer punto de partida para entender qué está ocurriendo astrológicamente y re-interpretar el calibre de los hechos actuales.

[1]Acta de Independencia de las Provincias-Unidas en Sud-américa, 9 de Julio 1816
 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *