La situación argentina (parte 2)

El pasado negado

En este momento, Neptuno está transitando por un signo donde está cómodo: Piscis. El dios de mar, regente de las mareas, tiene la capacidad de generar situaciones borrosas. El agua, todo lo diluye. Esta disolución de límites suele traer confusión, pero también, claridad y, junto con ella, la oportunidad de descubrir aspectos que se desconocían. Al mirar bajo el mar, posiblemente sólo notaremos manchas difusas que dificulten definir a qué objetos o seres pertenecen, pero también descubriremos un secreto mundo escondido.

f002317

Durante los últimos meses, Neptuno estuvo transitando sobre el Quirón en Piscis de Argentina, aspecto que perfeccionará luego de volver a su movimiento directo, el próximo Abril de 2019. Quirón en casa 6 podría estar significando que quizás la clase trabajadora se siente algo defraudada y no tenida en cuenta. En la matriz natal, la casa 2 de los recursos del país, está regida por Plutón, también en casa 6, quizás indicando que son los trabajadores quienes más pueden contribuir al enriquecimiento del país. Con Plutón allí emplazado cabe preguntarse si se sienten oprimidos o no. Posiblemente perciban que les han arrebatado el poder y que nada pueden hacer ya. ¿Y quién les ha quitado este poder? El otro regente de la casa 2 es Marte, en Leo, en casa 11, la casa del Parlamento. Marte en esta casa puede hablar de las luchas internas dentro del Senado, de la creencia de que los representantes del pueblo son realeza y de que pueden gobernar sin prestar suficiente atención a las necesidades de los trabajadores. Y ya que Marte está en quincuncio con Quirón se genera aquí otro punto ciego, que niega esta relación y esta opresión.

Esta subyugación llega de la mano de otra anterior, más profunda, más oscura, y más negada todavía. Quirón en Piscis nos recuerda que la supervivencia en esta tierra conllevó esfuerzo, y que fueron necesarios sacrificios. ¿Qué se ha sacrificado? ¿Cuál ha sido el cordero que se ha entregado para la fundación de una patria que no cesa de poner sus ojos en Europa, que se piensa mejor, más noble y más merecedora de éxito que el resto de Latinoamérica? Los indígenas. El quincuncio entre Marte en Leo en 11 y el Quirón en Piscis en 5 (y en la cúspide de la sexta) marca el punto ciego en la propia memoria argentina y el deseo de olvidar la cicatriz de su violenta fundación: un genocidio del que casi no se habla en los libros de historia.

¿Sería posible fundar un nuevo pasado, menos oscuro, más realista e igual de mítico y poderoso? En lugar de una historia con la que ha sido fácil identificarse (Neptuno en conjunción con Nodo Sur) para evitar así aceptar la herida que privaría a la Argentina de una idiosincrasia grandiosa: país de emigrantes (¿traidores?) que escapaban de la guerra. Este país no sólo está constituido por europeos que vinieron a crear un mundo mejor sino por aquellos primeros que vinieron de Europa a explotar la tierra, a saquear a sus habitantes y a robarle sus recursos. El día en que decidieron hacer una revolución no fue para liberar a un pueblo oprimido, sino para obtener independencia económica

(“emancipación solemne”) del poder despótico de los reyes de España2. El pasado iluminista y los mitos pasionales acerca del deseo de libertad no se sostienen al contrastarlos con datos históricos. Y esta herida, la de que los argentinos no son en su fundación tan nobles ni tan justos sino meros burgueses que anhelaban facilidades financieras (Nodo Sur en casa2) no suele tenerse en cuenta. Sin embargo, esconde un tesoro y dones sin igual si pudiéramos tan sólo mirar las posibilidades que otorga: un país constituido por náufragos, por familias de pobres hombres y mujeres que viajaban muertos de hambre para fundar una nueva nación, dispuestos a arriesgar y con el optimismo de que una vida distinta era posible. Y anteriormente, un pueblo que tenía una cultura propia y una cosmovisión única. Todavía se puede recuperar, aceptar, honrar y amar la tradición primera de esta tierra, la aborigen, para crecer como pueblo. La herida argentina es que sus recursos no vienen de una elite privilegiada, porque su casa 2 está regida por Plutón, que se encuentra asentado en la sexta casa: la de la clase trabajadora, la de los servidores, la de los plebeyos, la de los desposeídos.

Perdiendo amigos

En la matriz natal de Argentina, el Sol (es decir, los mitos fundadores) están en semi- sextil con Marte en Leo. Por eso, el/la representante de gobierno no reconoce que el Parlamento podría ser su aliado (y viceversa). En lugar de trabajar codo a codo y desde la aceptación leal de las limitaciones de cada uno de los tres poderes, cada parte del sistema se mueve en competencia con la otra. Y particularmente, los legisladores, significados por Leo, asumen cierto carácter noble o real (de “realeza”, no de “realidad” –más bien todo lo contrario-) creyendo que no necesitan dar cuenta de sus acciones o que un halo de magnificencia los protege. Esta sensación de nobleza extrema ya está evidencia en la Declaración de la Independencia donde el Congreso dice “…invocando al Eterno que preside al universo, en el nombre y por la autoridad de los Pueblos que representamos, protestando al Cielo, á las naciones y hombres todos del globo la justicia que regla nuestros votos…”3. El trígono con Neptuno apoya la idea de que tienen una visión de sí mismos algo mágica, mítica y fantástica, y de que, por lo tanto, actúan de acuerdo a ella. Van legislando como perdidos, orgullosos de sí, confundiendo al pueblo y a los demás y apropiándose discretamente de los recursos de la nación (Casa 2) o bien malgastándolos sin tomar consciencia de ello. El quincuncio de Marte en Leo en la casa del Parlamento hacia Quirón en la sexta parece indicar la mirada ciega que hacen al pueblo y, más concretamente, a la clase trabajadora, olvidando quizás que también deberían legislar para ellos.

En este momento, Urano está transitando la casa 7. Si Argentina fuera una persona, correría el riesgo de divorciarse. Pero es un país, y la separación con sus aliados cercanos, el deseo de moverse libremente, espásticamente, eléctricamente puede significar importantes rupturas. La oposición a Júpiter, el planeta que podría proponer riquezas, supone quizás, que también habrá intermitencias económicas, abruptos no imaginados, cambios repentinos. Y que, una vez más, algunos genios brillantes encontrarán salidas nuevas para generar dinero.

El Descendente regido por Marte en Leo parece proponer que, si normalmente Argentina siente que tiene que competir con sus amigos, más aún lo hará ahora, buscando eufóricamente libertad, independencia y diferenciarse del resto. Quizás encontrando en su lugar, peligrosos aliados. La Luna progresada de Argentina está recorriendo la casa 8, casa de deudas y herencias, posiblemente sugiriendo a la Nación a que preste atención qué movimientos hace en este respecto. Neptuno progresado al Arco Solar hará conjunción con Venus, regente de la 8, quizás indicando fuga de capitales o pérdida de solvencia económica para pagar una deuda, quizás cierta idealización respecto a las posibilidades futuras.

 
En la casa 8, casa de deudas, herencias e impuestos, se emplaza el Nodo Norte. Quizás esté indicando que Argentina debe aprender a manejar mejor sus deudas o a recaudar más sabiamente sus impuestos. La progresión secundaria de Urano lo lleva a hacer conjunción con el Nodo Sur, tal vez proponiendo disturbios, inconsistencias y dificultades en la gestión de los propios recursos. Durante 2019, particularmente de Mayo a Septiembre, la Luna Progresada hará conjunción con el Nodo Norte en casa 8, iluminando cuál será el camino para sacar adelante las deudas que se hayan asumido teniendo en cuenta los recursos disponibles que se tienen.
11826069_10204487618852347_6761618136185337191_n.jpg
La cuadratura del tránsito de Neptuno a los Nodos pareciera indicar un descubrimiento, un velo que cae, una toma de consciencia. Saturno dirigido al Arco Solar también hará cuadratura a los Nodos, generando algo así como una cruz cósmica cardinal temporal. Saturno traerá el peso de la realidad, la aparición de las consecuencias y, posiblemente, la sensación de limitación y esfuerzo. Puede que aparezca cierta decepción, el ver que la realidad es dura o, al menos, más dura de lo que se esperaba o imaginaba, más pesada, más requerida de esfuerzo. Las preguntas a hacerse podrían ser: ¿Qué se ha aprendido cómo pueblo? ¿Qué se ha hecho de los recursos? ¿Qué pactos con el mundo extranjero?
Debido a que la casa 8 también es un significador natural de crisis, es inmediato imaginar que el 2019 será un año crítico para los mercados argentinos. Y el emplazamiento de los nodos allí podría indicar levantamientos y movimiento de gente para hacer pie a esa crisis. Por un lado, los nodos podrían marcar el punto en que el pueblo y la elite se encuentran: en el pago de la deuda y el mejor manejo de los recursos internos. Pero, dado la dramática situación del Sol y la Luna en la carta natal de Argentina, pareciera indicar el punto donde se desencuentran. Así los dioses Neptuno y Saturno, haciendo contacto con los nodos, pueden estar señalando el frustrado encuentro entre la elite y el pueblo y la necesidad de buscar cómo resolver esta situación financiera, cómo contener los mercados, cuando el dinero parece estar fugándose. Neptuno habilita manejos raros, poco claros, difusos y pareciera augurar inconsistencias en lo económico, trampas y embustes. Pero, Saturno viene a poner límite y a intentar controlar y frenar la situación, quizás dificultando la posibilidad de estafa. Los dos dioses estarán pujando durante el año que viene para hacer cada uno su juego.
Durante esta lucha, Júpiter hará conjunción al Nodo Sur varias veces. El Nodo Sur puede representar “¿qué hemos aprendido?” pero también al pueblo en general. Aquí

pareciera de nuevo estar la indicación de posibles levantamientos, manifestaciones y quizás huelgas para reclamar la re-apropiación de los recursos. Además, Júpiter rige la casa 3, de los medios, y el papel que tengan sobre el desarrollo de estos eventos será fundamental. También es co-regente de la casa 6, la de los trabajadores, quizás recordándonos una vez más el valor que tiene este importante recurso a nivel nacional: la fuerza trabajadora.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *